EARTH CHARTER
 
 
Guía para la Acción y para la Expansión Descentralizada de la Iniciativa de la Carta de la Tierra

Introducción

La Carta de la Tierra Internacional (CTI) anima a todas las personas para que, inspiradas en los valores y principios de la Carta de la Tierra, contribuyan a la consecución de los objetivos de esta iniciativa. Se necesita la participación activa y el apoyo de todos. En este sentido la CTI se encuentra en proceso de ampliar de forma gradual la Iniciativa a nivel mundial mediante la promoción de actividades descentralizadas y la capacitación tanto de las personas, como de las comunidades y las organizaciones.

Conforme la CTI va implementando esta nueva estrategia, continuará impulsando la Carta de la Tierra a través de varios procesos internacionales formales y gestionando un número definido de proyectos. Esto último se debe a que la Secretaría de la CTI, por su estructura, únicamente puede organizar y dirigir una parte de la amplia gama de acciones que se requieren para implementar la visión de la Carta de la Tierra.

La Guía para la Acción que se presenta a continuación es un recurso diseñado para ayudar a conducir actividades relativas a la Carta de la Tierra de forma que estén en armonía con los valores y principios del documento.

A su vez, el propósito de estas directrices es velar por que exista cierto grado de coherencia en la forma de llevar a cabo las acciones descentralizadas que se hagan en nombre de la Carta de la Tierra. Serán un mecanismo virtual de coordinación a medida que se produce la expansión descentralizada de la Iniciativa de la Carta de la Tierra, que podría abarcar las acciones de millones de personas de todo el mundo.

La Guía para la Acción se dirige especialmente a las personas que participan a nivel individual porque, si bien la plena implementación de los principios de la Carta requerirá de acciones por parte de los gobiernos, las empresas y otras organizaciones, es gracias al compromiso de las personas que se promueve el liderazgo y el cambio para un mundo mejor. Por tanto es esencial contar con las contribuciones de todos y dentro de cada ámbito de actuación.

Las directrices para la Acción no son inmutables ni definitivas. El Consejo de la CTI las revisará periódicamente a la luz de los resultados obtenidos tras la aplicación de la Carta de la Tierra en diferentes regiones y sectores. En este sentido el Consejo tendrá en cuenta los comentarios o sugerencias que usted quisiera hacer al respecto.
 

Guía para la Acción

  1. Oriéntese por los principios de la Carta de la Tierra. Deje que la Carta sea su guía básica cuando planifique y emprenda actividades logrando así que su visión se haga realidad.

  2. Sea un ejemplo vivo. Esfuércese por ser un ejemplo activo del espíritu de la Carta de la Tierra en su vida cotidiana —en el hogar, en su lugar de trabajo y en su comunidad.

  3. Confíe en sí mismo. Actúe audazmente y reconózcase capaz de marcar la diferencia a nivel individual gracias a sus actividades, que además podrán influir y servir de inspiración a muchos otros.

  4. Coopere lo más posible. Establecer alianzas de trabajo, participar con otros y buscar soluciones en las que todos ganen genera el poder que se requiere para que se produzcan los cambios.

  5. Confíe en los demás. Comparta el poder siendo inclusivo(a) y ofreciendo a otros(as) la oportunidad de fortalecer su capacidad de resolución de problemas, de tomar decisiones y ejercer el liderazgo, dando rienda suelta a la creatividad.

  6. Promueva el respeto y la comprensión. Esfuércese por establecer relaciones de confianza y respeto mutuo entre personas y grupos de culturas y comunidades diversas, y resuelva las diferencias a través del diálogo, de forma que haya un aprendizaje y crecimiento personal.

  7. Promueva la auto-organización. Facilite la difusión de iniciativas inspiradas en la Carta de la Tierra sin intentar controlarlas; confíe en la capacidad de los demás para auto-organizarse y lograr resultados positivos con un claro propósito ético.

  8. Centre su atención en las causas. Enfoque su pensamiento y su actuación en las causas de los problemas y en los retos más importantes que enfrenta la humanidad, y no permita que la presión del sistema y las prácticas insostenibles existentes le paralicen en su acción.

  9. Implíquese, pero sea flexible. Manténgase inquebrantable en su compromiso con los principios fundamentales y cuide que las decisiones adoptadas para lograr sus objetivos sean congruentes con los valores de la Carta de la Tierra; pero sea siempre flexible e innovador(a) al escoger los medios y los métodos para lograrlo de forma que se adapten en todo momento a las circunstancias.

  10. Sea ingenioso(a). Use su imaginación y su astucia. No permita que la limitación de dinero coarte sus ideas y acciones.

  11. Utilice la tecnología con sensatez. Tenga presente que una gran cantidad de personas no tiene acceso a la tecnología más avanzada: cuando diseñe soluciones técnicas para un problema, asegúrese que sean apropiadas.

  12. Proteja la integridad de la Carta. Cuando presente la Carta de la Tierra o la cite o traduzca, sea fiel a las palabras y al espíritu del texto original. De forma análoga, vincule la Carta únicamente con organizaciones, productos y actividades que sean congruentes con los valores que promueve y su misión.