EARTH CHARTER
 
 
Estrategia de la CTI y Áreas de enfoque

Metas

  1. Promover la visión ética integradora que recoge la Carta de la Tierra e incrementar la concienciación a nivel mundial.

  2. Conseguir que la Carta de la Tierra sea reconocida y respaldada por personas, organizaciones y las Naciones Unidas.

  3. Promover el uso de la Carta de la Tierra como una guía ética y fomentar la implementación de sus principios por parte de la sociedad civil, las empresas y los gobiernos.   

  4. Animar y prestar apoyo al uso educativo de la Carta de la Tierra en escuelas, universidades, comunidades ecuménicas, comunidades locales y demás entornos.

  5. Promover el reconocimiento y el uso de la Carta de la Tierra como un documento de ley blanda.

La Política de Descentralización

La "Política de Descentralización para un Crecimiento progresivo” engloba la serie de directrices, régimen y decisiones puestas en marcha en el 2007 con el propósito de lograr una expansión generalizada de la Iniciativa de la Carta de la Tierra sin que para ello tuviera que crecer el tamaño de la administración central. De este modo han progresado y se han multiplicado una amplia cantidad de iniciativas organizadas independientemente.

En apoyo a esta nueva estrategia se han elaborado los siguientes documentos:

  • Guía para la Acción para una Política de Descentralización de la Iniciativa de la Carta de la Tierra.

  • ¿Cómo se puede participar?

Siguiendo estas directrices, cualquier persona, organización o comunidad puede utilizar la Carta de la Tierra para difundirla de la forma más apropiada de acuerdo a sus capacidades y coyunturas.

Aunque la administración central de la CTI se encarga del mantenimiento de la página de Internet y de varios mecanismos de inscripción, se intenta reducir a un mínimo la cantidad de trabajo administrativo relacionado con esta estrategia.

Grupos de Trabajo en Áreas de Enfoque: Breve reseña

En su tercera reunión anual celebrada en mayo del 2008, y como parte de un plan a largo plazo basado en una política de descentralización, el Consejo de la Carta de la Tierra Internacional aprobó la creación de seis grupos de trabajo de forma que permitieran ampliar rápidamente las actividades de la Carta de la Tierra en todo el mundo.
Cada uno de los grupos de trabajo se centrará en el desarrollo de una red y en la promoción de actividades dentro de las áreas:

- Sector Privado
- Educación
- Medios de comunicación
- Religión
- Naciones Unidas
- Juventud

Se escogieron estas seis áreas por la oportunidad tan grande que cada una de ellas brinda para utilizar la Carta de la Tierra y promover de forma estratégica la transición hacia formas de vida sostenibles. En la mayoría de ellas ya existen una serie de actividades y de proyectos prometedores sobre los que poder fundamentarse los grupos de trabajo. En todas las áreas existe además el potencial interés de propagar la Carta de la Tierra de forma espontánea u orgánica, más allá del efecto catalizador inicial que puedan tener estos grupos de trabajo.
Los grupos de trabajo han sido ideados para funcionar como redes voluntarias que a su vez darán lugar iniciativas independientes. Varios de los miembros del Consejo de la CTI se han encargado de su proyección ejerciendo como abanderados de los equipos.

El Comité Ejecutivo del Consejo de la CTI decidirá el nombramiento del equipo dirigente en cada uno de los grupos de trabajo. Además, el Consejo de la CTI revisará periódicamente el progreso alcanzado y el trabajo efectuado en cada uno de estos grupos. La Secretaría facilitará servicios básicos de apoyo y podrá desempeñar cierto papel fomentando la labor de alguno de ellos cuando disponga del conocimiento experto y los recursos para prestar dicha ayuda, como sucede por ejemplo, en materia de educación. Se espera de los equipos dirigentes que hagan partícipes a otras muchas personas que no sean miembros del Consejo de la CTI y de igual manera, que otras organizaciones hagan prestaciones a estos grupos de trabajo dotando así de verdadero sentido al concepto de “secretaría ampliada”.

La razón de esta política de descentralización estratégica y la creación de los grupos de trabajo se basa en el hecho de que la Iniciativa de la Carta de la Tierra es una red y no una organización no gubernamental (ONG) constituida formalmente como tal. No sería posible para la Iniciativa de la Carta de la Tierra ampliar su influencia en el mundo y llevar a cabo su misión si fuera concebida como una organización convencional en la que un sólo órgano, la Secretaría de la CTI, se encargase de dirigir y controlar todas las actividades. Dada la misión de la Carta de la Tierra, sería imposible hasta para una gran ONG supervisar las actividades de la Iniciativa global de la Carta de la Tierra y tanto los costos como la complejidad de asumir este cometido serían extraordinarios. De hecho sería una tarea inviable y un plan desaconsejable.

En realidad, la Iniciativa de la Carta de la Tierra se ha desarrollado como una red de miles de personas y organizaciones que en ocasiones colaboran entre ellas y que con frecuencia actúan independientemente. El Consejo de la CTI establece la política y la estrategia a seguir para la Secretaría de la CTI y dicha política y estrategia sirven en cierta medida de orientación a la red que constituye la Iniciativa de la Carta de la Tierra. La sencilla Secretaría de la Carta de la Tierra se encarga de gestionar una cantidad limitada de servicios esenciales, tales como la página web internacional y la elaboración de materiales y otros recursos básicos. Actualmente la Secretaría recibe apoyo y asistencia de los despachos de diversos miembros del Consejo de la CTI, operando de este modo como una secretaría extendida por diferentes regiones del mundo.

El liderazgo de cada grupo de trabajo lo efectuará un equipo compuesto entre dos y diez personas. El propósito es el de impulsar nuevas actividades y promover una enérgica ampliación de la red de la Carta de la Tierra. De este modo cada grupo de trabajo iniciará su labor destacando la contribución diferenciadora que la Carta de la Tierra puede tener en su área y encontrando el hueco más apropiado desde el que poder trabajar. Igualmente será necesario desarrollar un plan de acción con objetivos a corto y largo plazo, así como estrategias para la consecución de tales objetivos. A continuación, los grupos de trabajo incorporarán a los dirigentes voluntarios y conseguirán el apoyo necesario para implementar sus planes, movilizando para ello los recursos que fueran necesarios. Cada grupo de trabajo se transformará en su propia red de embajadores y activistas de la Carta de la Tierra.

Como parte del nuevo plan de largo alcance, el Consejo de la CTI también aprobó otros dos proyectos: la mejora de la plataforma de la página web de la Iniciativa de la Carta de la Tierra actual y la elaboración de materiales de comunicación, tales como libros, folletos y audiovisuales. Ambos avances son necesarios para apoyar la ampliación de la Iniciativa en las áreas en las que se centran cada uno de los grupos de trabajo. La plataforma de la página web incluirá la creación de páginas locales en cada país y en los idiomas pertinentes. Estas páginas web de ámbito local estarán equipadas con la misma información básica sobre la Carta de la Tierra y la Iniciativa y se podrán ampliar aún más para abordar los distintos contextos locales. La Secretaría prestará asistencia en la ejecución de estos dos proyectos.

Por otro lado la Secretaría colocará en la página web internacional de la Carta de la Tierra informes periódicos sobre las actividades de los grupos de trabajo así como del progreso alcanzado en la implementación de estos dos proyectos de mejora mencionados.

Desde la Secretaría se anima a aquellas personas interesadas en prestar apoyo a las labores de un grupo de trabajo, a que se comuniquen directamente con el equipo dirigente correspondiente.